jump to navigation

“Vule” la empresa cagona del Transantiago diciembre 31, 2016

Posted by mcofreuniacc in Sin categoría.
add a comment
bus-301

Recorrido 301, Los Morros, Juan Antonio Ríos

Firme y adelante, es la consigna que por ahora llevan como bandera de lucha los trabajadores de la empresa Vule S.A. Agrupados en el Sindicato 42, Manuel Bustos y que están en alerta por no llegar a acuerdo colectivo con el empleador.

El Sindicato 42, Manuel Bustos, pertenece a la empresa de transportes Vule SA. Correspondiente al plan Transantiago y que tiene recorridos que circulan por 27 comunas de la ciudad capitalina.

El jueves 29 de diciembre se llevaron a cabo las votaciones para alcanzar una huelga legal, motivo que ha causado diversas acciones antisindicales por parte de la empresa.

Prácticas antisindicales

Trabajadores y dirigentes han constatado que a los conductores se les está adelantando las vacaciones sin que los conductores las soliciten, aun cuando éstas ya habían sido inscritas por parte de la empresa y no corresponde a la fecha que les están dando, de modo que como ya está votada la huelga, la práctica es enviar fuera a un buen porcentaje de trabajadores y así poderlos reemplazar.

Dirigentes amarillistas han recalado en el patio Ducaud, que canaliza casi el 90% de los trabajadores que militan en el sindicato 42, a estos sindicalistas amarillos se les ha facilitado máquinas para salir a trabajar en reemplazo, desde ya, de trabajadores que están con días libres, y de paso hacer días de trabajo acostumbrado, todo esto ante la mirada atenta de la Dirección del Trabajo.

Todo comienza porque este año finaliza la Negociación Colectiva acordada hace 4 años, la que se llevó a cabo a puerta cerrada entre sindicatos pro-empresa, acatando propuestas sesgadas entre sindicalistas amarillos y empresa, dejando de lado miramientos obreros y que son de justo derecho de los trabajadores. Cabe destacar que el salario que hoy reciben los trabajadores de la empresa Vule, no alcanza a los 480 mil pesos, y ni pensar en bonos que mitigan la zona roja donde transitan diariamente los casi 250 trabajadores que se desempeñan en el patio Ducaud, el cual tiene un recorrido que va desde Los Morros, en san Bernardo y la población Juan Antonio Ríos, en Renca. Ambas poblaciones son de usuarios evasores del sistema y que por naturaleza son personas violentas, con los cuales los conductores deben lidiar día a día; donde ha habido agresiones gigantescas hacia los conductores y máquinas.

Tratos abusivos

La contienda es desigual, pero la gallardía y el temple de los trabajadores que votaron la huela ha sido más fuerte, porque hubo casos en que conductores y sus familias no pasaron una buena navidad y que no tendrán muchos recursos para recibir el nuevo año, pero la lucha de estos trabajadores por un trato digno, un sueldo acorde a la profesión, bonos que deben ir de la mano con el desempeño que día a día realizan estos trabajadores para entregar gran parte de su tiempo a una empresa tozuda, indigna de trabajadores que a diario dan su esfuerzo máximo por ser los primeros en desempeño; como lo demostró la última encuesta a usuarios del Transantiago.

Empresarios que con el esfuerzo de estos trabajadores, han sido capaces de sostener dos empresas multimillonarias, con la capacidad monetaria de renovar cada cierto tiempo el material de trabajo (buses) que exige el ministerio correspondiente (Ministerio de Transporte) y que se desembolsan miles de millones de pesos.

Con todo, y revisando bajo el prisma de la Ley de Transparencia, los gerentes de esta empresa (Vule) tienen salarios millonarios, por el solo hecho de hacer funcionar la empresa entregando sueldos indignos y aberrantes, más aún, exigiendo más de lo que la ley estipula a los trabajadores, que en la mayoría de las veces deben trabajar más de 12 horas para obtener un salario un poco más digno, lo que significa dejar familia y quehaceres propios de lado ante la mirada injusta y poco objetiva de la empresa.

Al parecer, claro está, la idea no es cancelar en dinero el trabajo de los conductores, ya que por cada día feriado a los trabajadores se les da un día libre y no se les cancela como muchas veces ellos mismos lo han dispuesto, por tanto los conductores no ven reflejado el día feriado (1° de mayo, 18 de septiembre, Pascua, etc,) con una remuneraci

Soportar estoicos el verano

Cabe destacar y en virtud de la época estival, las máquinas no cuentan con aire acondicionado ni calefacción, los cuales han sido eliminados por la empresa para así economizar combustible, pero esta práctica hace que los conductores sufran los embates del calor y los casi 40 grados arriba de una de estas máquinas, pero de eso los empresarios no están preocupados. Conductores que ya llevan más de un año en tratamiento médico por problemas a la columna por la falta de mantención de sillones de trabajo en los buses, sin contar a conductores que están con Licencia Médica ya por varios años, producto de esta misma situación.

Podríamos estar enumerando muchísimas malas prácticas de las que debiera estar preocupada la empresa Vule, sin embargo hace presente su preocupación ahora, cuando se habla de dinero, de mejoras laborales, de trabajo digno y ¿qué pasó antes de esta negociación? ¿Por qué no hubo ni un ápice de preocupación por los horarios de entrada de los conductores, que los hacen entrar a las 10 u 11 de la mañana los fines de semana y festivos, para finalizar su labor cerca de las 19 horas? ¿O a caso estos conductores no tienen familia con quien compartir? ¿Por qué los conductores que realizan su labor de noche (turno nocturno) no tienen una sala de descanso adecuada a la labor que desempeñan? Porque estos conductores deben descansar en sillas de plástico.

Así las cosas parece que la empresa y sus gerentes, están más preocupados porque no les toquen los millones, que hacer de “Vule” una empresa justa, que rema para el mismo lado con sus trabajadores y que los tiene contentos, agradados, para así realizar una labor con gusto y con camiseta puesta.

Anuncios